Detalles

Biblia, Escuela Sabática
3 años atrás

Lección 7: Dominar la lengua 4º Trim/2014 – Escuela Sabática Descarga este video aquí: http://downloads.adventistas.org/es/departamento/escuela-sabatica/

Motivación: Aquí en mis manos tengo un cuchillo, ¿eso es peligroso o no?
La respuesta seria: depende, depende en que mano está, porque si estuviera en la mano de un homicida, es un arma, en la mano de un cocinero, es una herramienta de trabajo.

Al “abrir nuestra boca” – podemos matar o salvar, enfermar o curar, bendecir o maldecir!.

Foco: Saber que las palabras tienen poder de curar o destruir. Por tanto, debemos escoger sabiamente lo que decimos.

Compresión:
I. La esencia de un hombre perfecto. (Santiago 3:2)
Pregunta 1. Qué dice Santiago con la palabra perfecto? Téleios.
Es un individuo que tiene completo dominio sobre sus palabras.
Teleios: Estar completo o maduro en crecimiento, trabajo y carácter moral. La clave para obtener tal dominio o perfección reside en la lengua.

Las palabras son indicadoras del estado del corazón. Mateo 12:34

II. La lengua es un fuego (Santiago 3:6-10)
Pregunta 2 Santiago usa imágenes fuertes para presentar su mensaje: el poder de las palabras es moral, y ningún ser humano puede dominarlo.
¿Cuáles son esos símbolos?
1. Fuego. El fuego arrasa
2. Animales salvajes, no domesticados. Los animales salvajes son fieros y pueden matar.
3. Veneno. El veneno es mortal.
Pregunta 3 ¿Cuál es el secreto para controlar la lengua?
La Biblia nos dice que lo que no podemos resolver en términos humanos, se puede resolver en términos divinos. (Luc. 18:27).
1 Juan 4:4 “Mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”.
Santiago presenta la siguiente paradoja: Por un lado, dice que ninguno puede domar la lengua; pero, por otro dice que, si es domada, podemos entonces tener el control sobre nuestra naturaleza entera.

Aplicación:
1. Una primera lección para aplicar en nuestras vidas es que un día tendremos que dar cuenta a Dios sobre la influencia que ejercemos sobre otras personas.
2. Las primeras personas afectadas por nuestras palabras son nuestros familiares.
3. De nuestros pensamientos fluyen las palabras, necesitamos pedir a Dios que controle nuestros pensamientos cada día.

Creatividad:
Quiero lanzar un desafío sobre el uso de la lengua, hable a alguna otra persona sobre lo que Dios ha hecho en su vida y como él te ha bendecido.
Podemos usar nuestra lengua para bendecir a las personas.