Detalles

Biblia, Evangelismo, La última esperanza 2013, Ministerio Personal
4 años atrás

Este hombre vivía como paralítico hacía 38 años. Su vida era una derrota. ¡Prácticamente era un mendigo! Un día, Jesús se le acercó y, en un rápido diálogo alimentó la esperanza en su corazón. Jesús le dio una orden que restauraría su vida física y espiritual para siempre: “levántate y anda”.

Descargue aquí: http://adventistas.org/es/laultimaesperanza/temas/