Detalles

Comunicación, Institucional, Institucional
7 meses atrás

Cuando los fuegos artificiales anunciaron la llegada del 2020, nadie imaginaba que sería un año tan poco común. Pero, a pesar de los desafíos y las cicatrices que marcaron a la sociedad desde el Oriente hasta el Occidente, estamos llegando al nuevo año con un profundo sentimiento de gratitud. Bajo el cuidado y las bendiciones divinas, logramos alinear el rumbo y realizar grandes cosas. La misión fue hasta las personas, y el amor no entró en cuarentena.

Ahora es tiempo de celebrar el don de Dios, renovarla fe y compartir esperanza. ¡Feliz 2021!